martes, 6 de agosto de 2013

La mujer que quiero ser

La mujer que quiero ser sólo será después de que me sacuda todo el barro que tengo en los zapatos. Cuando se seque la humedad y pise tierra firme.
La mujer que quiero ser ya lo soy, pero tengo el cuerpo cansado. Y la mujer que quiero ser necesita estar llena de vida.
La mujer que quiero ser necesita zapatos nuevos, para pisar firme. Pero sobre todo, necesita un suelo.